El terremoto

Raúl Castro está viajando en avión hacia Chile para entregar la ayuda cubana. En eso mira por la ventana y dice:

- ¡Coñooooooo, que destrucción más tremenda! ¡El terremoto hizo polvo a estos pobres chilenos!

Entonces el piloto le dice muy bajito:

- Disculpe compañero presidente, todavía estamos en Cuba … Esa es La Habana Vieja!